La inmortalidad del cangrejo por Lic. Karina Carlos.

       Hace unos años, un trabajador del Instituto Nacional de Migración me invitó a participar en ensayo sobre migración e inmigración. Este proyecto junto con otros, serían agregados en un libro que imprimiría el INM. Realmente no sé si se llevó a cabo el compendio, nosotros nos pusimos a estudiar y luego tratamos de plasmar lo mejor posible nuestra opinión sobre el tema.

        Durante este tiempo, aprendí en especial algo: la política migratoria en México, en mucho, es regulada por la política migratoria del vecino país del norte.

        México, nuestro país, es socio comercial, vecino y uno de los principales clientes de Estados Unidos de Norteamérica a donde año con año hemos exportado a miles o millones de connacionales y algún que otro centro o sudamericano que han recorrido el territorio nacional con el fin de ingresar a los Unites States of America. Pero también México, el vecino del sur de USA juega un papel preponderante en materia de seguridad del país que ha sido considerado como el más poderoso del mundo ¿O porqué se les “atora la carreta” y comienzan a molestar con la política en materia de seguridad de México, enviando observadores, capacitadores o colaboradores o asesores?; ¿O a poco fue por buen vecino  que hasta “lana” le aportaron con el Plan Mérida? ¡Desde cuando tan dadivosos!.

         Bueno, pues precisamente esta cooperación que México le ha dado a Estados Unidos en materia de seguridad y que ha “correspondido” el otro país con billete,  ha permitido a los aguerridos “güeros” preocuparse por un territorio menos y, tal vez sea la real razón de que nos llamen amigos y nos hayan tratado, al menos como país con cierto grado de respeto o, pregunto: ¿Con cuántos países tiene problemas o a cuántos le ha declarado México la guerra en los últimos cien años? ¿Y Estados Unidos?.

    En los conflictos bélicos de USA México nada tiene que ver, salvo por una pequeña cuestión: por andar de “peleoneros” aquellos, se han ganado un buen número de enemigos y algunos de ellos han entrado a ese país causando daños a miles de personas de manera deliberada, aunque también algunos de los agresores son ciudadanos estadounidenses. Y, a pesar de todos los insultos que nos ha proferido el actual Presidente norteamericano no recuerdo el caso de algún mexicano o latino que haya acudido a realizar daño a los habitantes de esta nación por estar enojado con los “gringos”, al contrario, la mayoría de los latinos que viven en USA son personas bastante trabajadoras y decentes que han colaborado enormemente a engrandecer a ese país, al de su procedencia y al mundo. La gran mayoría de los latinos residentes legales o no, o ya naturalizados en USA son un motor importante de la economía de ese país y ellos y sus descendientes son una fuerza política, social y económica emergente que se ha consolidado poco a poco a base de estudio, trabajo y un tremendo esfuerzo partiendo de condiciones deplorables.

     Cuando Usted y yo escuchamos a un latino, a un mexicano decir que se quiere ir a los Estados Unidos, contrario a lo que Donald pregona, nunca hablan de delinquir, sino que siempre escuchamos que lo hacen por buscar trabajo, una mejor condición de vida, van con ganas de superarse, de ayudar a su familia, van con ganas de dejar alma, vida y corazón en un empleo en donde a pesar de los bajos salarios que representan en la nación americana, para ellos es la oportunidad de una mejor existencia… Y aunque nos haya dolido, Mr. Fox expresidente lo dijo y no nos gustó, pero lo manifestó claro y fuerte: “los mexicanos hacen trabajos que ni los negros quieren”. Entiendo con ello que no se refería al color de piel sino a las jerarquías que el racismo ha impuesto  en ese estado.

  A pesar de lo anterior, Gringolandia, piensan que existe un continente llamado América del Norte dotado de güeritos de ojos de color, altos y bien comidos – o los morenazos de fuego que así se ven –, continente en el que, por supuesto creen que México no es parte, aunque sea parte de América del Norte según la molesta geografía, y  de México hasta Tierra de Fuego no sé cómo le llamarán al supuesto continente de los tercermundistas si será Centroamérica o Sudamérica o México, ya ven que para el insigne Presidente Donald Trump hay mexicanos colombianos, mexicanos  salvadoreños y así… Ha de depender la consideración del nivel cultural del que comenta.

       Bueno, hoy el tema migratorio sigue siendo materia de pláticas y de problemas. Resulta que en días pasados un grupo de unos seis mil hermanos provenientes de Guatemala y Honduras, rompió unas vallas que además de feas y mal hechas son opresoras y disculpan por su significado el muro que “andan levantando” los “gringos”  y a pesar de que los rompieron nuestros hermanos migrantes, no deja de significar para ellos lo que “los primos” nos hacen en el norte a Los Estados Unidos Mexicanos.

       Bueno, no podemos disculpar que se haya ejercido violencia en la entrada a nuestro país, aunque a mi parecer ni deberían de existir las fronteras, pero la cuestión es que la “raza” de Guatemala y Honduras, las seis mil almas de diferentes edades y géneros han sido mal recibidos por el estado mexicano – al menos en declaraciones y, no sé si  les corresponde no aprobar una intrusión a nuestra patria -, con opinión dividida a favor y en contra por parte de  la sociedad mexicana, con promesas por del gobierno electo y con las amenazas de Donald Trump. ¡Puf!.              En cuanto Trump conoció sobre el ingreso de los centroamericanos a México con la intención de cruzar el país rumbo a Estados Unidos lanzó una seria amenaza sobre cerrar la frontera ¡Cómo si esa medida no hiciera colapsar la economía mínimo del sur de Texas, Arizona y California!. El gobierno mexicano hizo lo propio desaprobando el ingreso y el Presidente electo dijo que les daría trabajo, pero eso sí, debe de ser en dos meses como mínimo, cuando ingrese al poder, si es que hay presupuesto. Bueno, como diría mi compadre “haiga sido como haiga sido”, las personas ingresaron, ya están aquí, no he leído sobre aprehensiones, pero si sobre un grupo de más de mil personas que regresaron a su lugar de origen, tal vez consideraron estar mejor en sus casas. Luego nos enteramos de otro grupo de unas dieciséis personas que fueron atacados, asaltados y agredidos sexualmente delante de sus hijos. Se han agregado recientemente nuevos grupos, como el de las centroamericanas que buscan a personas desaparecidas. Hemos visto a la ciudadanía dividida entre los que quieren que se ponga primero atención a los pobres mexicanos y luego a los que “Dios nos manda” y los que les deseamos lo mejor a estos hombres, mujeres y niños que están desafiando a las autoridades, la distancia, el clima, el hambre, el cansancio, la violencia, los insultos, el miedo y avanzan buscando otorgar a su familia el sustento necesario, sobrevivir, ante la adversidad… Ya uno falleció… Ya uno se perdió… Ya unos fueron violentados.

       En este peregrinar, se está solicitando que Usted y yo cooperemos con agua, mochilas, alimentos no perecederos, ropa y nuestros buenos deseos, aún les falta mucho, apenas están en Chiapas, algunos se quedarán en el camino, otros tantos regresarán, pero éste éxodo tiene un punto final que esperemos que para ellos sea el mejor.

LA FRASE 

“Hambre y amor mantienen cohesionada la fábrica del mundo”.

Friedrich Schiller.- Johann Christoph Friedrich Schiller (10 de noviembre de 1759, Marbach am Neckar, Alemania – 9 de mayo de 1805, Weimar, Alemania)  poeta, dramaturgo, filósofo e historiador alemán.

 

LA CAUSA

 Por una cura contra el cáncer.

         Sin más, me despido desde la bella y florida Ciudad de Ojinaga, Chihuahua, México, “La Perla del Desierto”, “La Puerta de México al mundo”, su atenta y segura servidora: Karina Carlos Muñoz.

kcarlos72@yahoo.com.mx

 

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *