HABLANDO Y ESCRIBIENDO por Ernesto Aviles

HABLANDO Y ESCRIBIENDO

FRAUDE CON PERSONAL DE NOTARÍA

POR ERNESTO AVILÉS MERCADO

Un padre de familia, heredó de sus ancestros una casa donde vivió toda su vida con su esposa y dos hijas, poco antes de fallecer, adquirió en propiedad otro inmueble que al igual que el primero, nunca cambio las escrituras.

Una de las hijas, al casarse, se mudó a la casa que había adquirido su padre, quedándose la mamá y la hermana soltera en la casa donde siempre habían vivido.

Como durante su vida, el padre de familia, nunca redactó un testamento, las hermanas contrataron los servicios de un abogado para regularizar la situación legal de los inmuebles, quedando todo de conformidad y ordenándose por parte del juez, se trasladara el expediente al notario que previamente habían escogido las hermanas para que se escrituraran las propiedades.

Hasta aquí todo marchaba bien.

El problema comenzó cuando un abogado que prestaba sus servicios en la notaría, sobrino del titular, a quien el propio tío notario le asignó el asunto para la escrituración, días después se presentó en el domicilio de las hermanas, diciéndoles que iba en representación del notario, para que le entregaran el total del costo de las dos escrituras, que sumaba la cantidad de 58 mil pesos, que por favor se los encargaba en efectivo y que para evitar que fueran presas de la delincuencia, el personalmente pasaría por el dinero.

Las hermanas y la propia madre, jamás sospecharon que estaban siendo víctimas de un delito por parte del sobrino del notario, porque fue el propio abogado quien las atendiera en la notaría, además el prestigio del notario, no dejaba espacio para desconfianzas.

Después de varios días de recibir llamadas por parte del abogado, preguntando si ya habían logrado completar todo el dinero, alcanzaron juntar mediante prestamos, los 58 mil pesos que representaba el costo de las dos escrituras, entregándole finalmente el dinero en su propia casa, recibiendo un recibo con el sello de la notaría y la firma del sobrino del notario.

Pasado casi un año y sin que nuevamente se reportara el sobrino del notario con las hermanas, como había quedado para hacerles entrega de las escrituras, se presentaron en la notaría preguntando por el abogado a quien le había entregado el dinero, recibiendo informes de que había dejado de prestar sus servicios y que la notaría no se hacia responsable de cualquier acción que hubiera realizado, aunque después de escuchar la historia, les recomendaron que presentaran su denuncia penal en la fiscalía, donde ya habían presentado otras más, diversas personas que al igual que ellas, le habían entregado dinero y a quienes también les había entregado recibos oficiales de la notaría.

Al no reconocer el notario las acciones ilícitas de su sobrino y devolver los expedientes que se le habían encomendado por parte de los particulares, se entiende que no responderá la notaria por las acciones y que los únicos perdedores serán los particulares que confiaron en la honorabilidad y prestigio de la notaria.

La figura del notario en nuestra sociedad, es aquella persona encargado de prestar el servicio notarial y es considerado como servidor público; se encuentra investido por la ley para dar fe publica de los actos y hechos realizados por las personas; constituye un facilitador para que a los trámites se les otorgue fe publica, se les de constancia legal y estos a su vez, tengan certeza jurídica; el o la titular de la notaría, debe de contar además con altos estándares de ética y profesionalismo los tres deberes del notario son: la veracidad, lealtad y custodia del documento.

En este caso, inédito en los años recientes, el colegio de notarios debe de ejercer su autoridad y recomendar al notario que cuando menos, le de seguimiento a las quejas presentadas y termine los procesos de escrituración que le fueron pagados al sobrino, porque esta de por medio la credibilidad, integridad y profesionalismo de todos los notarios.

Hoy en día, cuando las circunstancias económicas se encuentran abatidas y el desempleo crece exponencialmente y sobre todo, cuando todavía no se puede hablar de que tengamos una fecha perentoria para que las actividades productivas retomen su paso habitual, el ser victima de un fraude por parte de un integrante de la oficina de un notario público, que recibió el dinero en el ejercicio de sus funciones, que actuó en nombre y representación de un servidor público, se debe entender que es responsabilidad del titular de la notaría y no exclusivamente de quien aprovechándose del error y haber desplegado una actitud positivamente engañosa, recibiera el recurso.

Además de presentar su denuncia de hechos ante la fiscalía, las hermanas harán llegar una copia al registrador público, al secretario general de Gobierno y al Colegio de Notarios.

RECOMENDACIONES LEGISLATIVAS

Hace dos años, en el Encuentro Chihuahua: problemas contemporáneos de México; Seguridad y Justicia, el magistrado presidente del TSJ Pablo Héctor González Villalobos, señaló categórico que “La solución para que el sistema Penal funcione en condiciones de normalidad, pasa al menos por este momento en el país, porque nos tomemos en serio el régimen de procesamiento y sanción de delincuencia organizada; el que actualmente está, es insuficiente, no permite procesar todo esto, una gran parte de este problema lo podemos resolver con un buen marco de excepción, pero que sea parejo y comparta competencias también con los Estados.

Este llamado a los legisladores federales, cayó en suelo árido, porque nadie se dio por aludido y consecuentemente el problema de delincuencia organizada, continúa siendo el tema mas importante que se tiene en la Fiscalía del Estado frente a la administración de Justicia.

Como anillo al dedo les cayó al Gobernador, a Peniche y toda la estructura de la fiscalía, la detención de José Dolores “El Iraquí”, a quien acusan de haber ordenado la muerte de mas de 50 personas, sin embargo se le acusara de secuestro agravado y se tienen listas 12 carpetas más.

Se espera que se presente en breve su deportación a los Estados Unidos y que el camino que dejara abierto José Antonio Acosta Hernández el Diego, a quien lo sentenciaron a siete cadenas perpetuas concurrentes, tres cadenas perpetuas consecutivas adicionales y 20 años en una prisión federal.

Sin embargo, el que se afirme que todos los hechos violentos que se han presentado han sido como consecuencia de su aprehensión, es semejante a asegurar que el ocultamiento del sol, es producto del homicidio perpetrado por la luna….netoaviles@gmail.com

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *