Hoy se conmemoran 105 años de la Batalla de Ojinaga.

Ojinaga.- La Batalla de Ojinaga, también conocida como Toma de Ojinaga, fue librada el 10 de enero de 1914 en Ojinaga y puso fin al último reducto del ejército Federal en el Norte de México que defendía la Presidencia de Victoriano Huerta al mando del General Salvador Mercado.

Perseguido de cerca por los Generales villistas Toribio Ortega y Maclovio Herrera, el General Mercado fue atacado en Ojinaga el 10 de enero de 1914. El combate se prolongó por algunas horas en que los federales resistieron el empuje de los villistas.
Ya entrada la noche -dice el parte militar- el General Mercado dispuso evacuar la plaza para cruzar la línea fronteriza, donde sus tropas fueron aprehendidas por los norteamericanos.

Los Generales rebeldes Ortega y Natera no pudieron acabar con el lugar, por lo que el 11 de enero, Francisco Villa, quien había dejado el Gobierno que no el poder para ir a combatir, llegó a Ojinaga con un gran ejército, desplazando así a los federales de la ciudad. Comandados por el mismísimo Pancho Villa los rebeldes ganaron la Batalla. Y empezaba a construirse la leyenda del guerrero universal.

Con la toma de Ojinaga la lucha constitucionalista pudo asegurar la frontera norte para centrar luego su lucha hacia el interior del país. Esa es la relevancia histórica del hecho, algo que no escapó al genio militar de Villa.

La Batalla de Ojinaga puso fin al último reducto del ejército Federal en el Norte de México que, al mando del general Salvador Mercado, defendía la Presidencia de Victoriano Huerta.

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *