Mi Tribuna

Por el bien de todos, primero los niños y las niñas…

Exactamente hace tres años escribí un artículo en el cual señalaba que: “En 1972 se publicó una foto de una niña de Vietnam que perdió su ropa quemada por el napalm, su cara es una mezcla de terror y llanto por el dolor de la guerra; en 1993 salió a la luz otra foto, ahora de un niño sudanés con una desnutrición severa en medio del desierto mientras un buitre a su lado pareciera esperar su eminente muerte. En 2015 vimos otra foto, la de un niño sirio en una playa de Turquía, el niño murió ahogado porque su familia pretendía alcanzar tierras griegas buscando una mejor vida.”

Todos estos horrores parecerían lejanos, distantes a nuestra realidad, pero no, aquí en Juárez, en enero de este año vimos carteles en varios lados buscando al niño James Camacho y algunos meses después pusieron otros carteles, ahora buscando al niño Rafael Santillan.

Todas estas fotos tienen algo en común, sus protagonistas son niños, los que sufren y mueren en esas fotos son niños, esos niños que son la esperanza de la raza humana, algo estamos haciendo al revés.

Es claro que aquí en nuestra ciudad algo está pasando y no nos queremos dar cuenta, de acuerdo con estadísticas de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) de enero a agosto de 2018, los agentes preventivos han resguardado a 342 menores en situación de riesgo. De estos, 15 fueron olvidados en las escuelas, 50 resguardados por maltrato, 129 resguardados en diversas viviendas al estar al cuidado de otros menores y 148 extraviados.

Así, de acuerdo con la misma SSPM, cuatro de cada 10 menores resguardados son canalizados a la Subprocuraduría de Protección para Menores, en la mayoría de los casos por omisión de cuidados, posiblemente debido a que los padres y madres deben trabajar todo el día por un salario miserable y por lo tanto salir de casa sin saber qué sucederá con sus hijos a lo largo del día. Los hijos de la maquiladora. Es claro que los gobiernos de todos los niveles deben participar en resolver esta problemática que vulnera el tejido social pero todo indica que no piensan en los niños pues no votan.

Sin duda la situación actual de la niñez juarense es grave y más grave es cuando nos enteramos que si bien es cierto que existe el Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna) a nivel municipal, éste no funciona por carecer de un presupuesto. Incluso en agosto, dos de las organizaciones de la sociedad civil que conforman el Sipinna Juárez abandonaron el proyecto debido a la falta de respuesta, renunciaron denunciando que “han pasado 18 meses y el Sipinna no ha sesionado, tenemos desde febrero del 2017 que el presidente municipal no ha convocado a sesión, ni lo hemos visto, las pocas reuniones han sido informales”.

Así pues, de acuerdo con esto, el municipio no asigna presupuesto para cuidar a los niños pero eso pareciera no importar, después de todo el Cabildo aprobó en sesión extraordinaria 5.8 millones de pesos para la contratación de los grupos Los Recoditos y los Huracanes del Norte para amenizar la ceremonia del Grito de Independencia. Terrible y absurdo.

Tenemos que cambiar la visión, tenemos que poner en el centro de las decisiones a las personas, y más en el centro a los grupos vulnerables y en el corazón de ese centro a los niños y niñas, desde mi modesto esfuerzo que me toca desempeñar en el lugar donde estoy lo intentaré porque creo que por el bien de todos primero los niños y las niñas.

Dr. Benjamín Carrera Chavez

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *