Mi Tribuna

Médicos y Maestros, pero ¿y quién va a producir?

Si bien es cierto que todas y cada una de las profesiones tiene una finalidad dentro de la sociedad, algunas se enfocan en la generación de valor económico, como lo son ingenieros, arquitectos, abogados, gestores y desarrolladores de negocios, entre otros, mientras que otras se enfocan en la atención de las necesidades de la sociedad, como lo son médicos o maestros.

A pesar de la importancia de todas las carreras, lo idóneo sería que exista un equilibrio entre las profesiones y ocupados en área productivas generadoras de valor y riqueza y aquellos ocupados en pro del bienestar social, especialmente para proveer bienes públicos.

Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en los últimos 40 años, el número de maestros, médicos y enfermeros en América Latina se ha cuadriplicado y la tendencia seguirá, dado que la región necesitará doce millones de maestros, tres millones de médicos y ocho millones de enfermeros, siendo salud y educación los mega sectores que absorberán más mano de obra en las próximas dos décadas.

Además de la demanda natural de médicos y maestros, los empleos del sector social tendrán una alta demanda puesto que tienen una baja probabilidad de ser automatizados, principalmente porque muchas de las tareas realizadas requieren una serie de habilidades interpersonales que difícilmente pueden ser reemplazadas por la inteligencia artificial.

Otras razones por lo que estas profesiones son las de mayor ocupación son:

  • El ingreso aumenta: Los ingresos de maestros, médicos y enfermeros en América Latina han crecido en los últimos 15 años, tanto en términos reales como en relación al aumento en otras ocupaciones.
  • Tienen mayor probabilidad de recibir una pensión: Los trabajadores en estos sectores tienen más opciones de recibir una jubilación en la vejez, a diferencia de otros profesionales que suelen trabajar por cuenta propia y no ahorran fondos para el futuro.
  • Hay menos brecha salarial entre hombres y mujeres: Tres de cada cuatro profesionales de la educación y la salud en la región son mujeres, y la brecha salarial de género es menor en estas ocupaciones que en otros sectores económicos.

Si bien estas profesiones son altamente necesarias, se deben tomar acciones de prevención ante las tendencias futuras. La población cada vez es más longeva, para 2040, la población mayor de 65 años que no sólo no es productiva, sino que requiere mayor cuidado y atención se duplicará, además de que cada vez las familias tienen menos hijos y la fuerza laboral se reduce. Por lo que se deben tomar acciones para atender a la infancia, la vejez y sobre todo brindar seguridad social a todos.

Lic. Nancy Carbajal

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *