Promulgan ley para resguardar escuelas en Florida.

El gobernador de Florida, Rick Scott, promulgó el viernes una trascendental ley de seguridad en las escuelas que impone nuevas restricciones sobre armas de fuego tras el ataque en una escuela secundaria en Parkland, cimentando su distanciamiento con la Asociación Nacional del Rifle, que rápidamente respondió con una demanda para tratar de bloquear una cláusula de la ley.

Acompañado por los familiares de las 17 personas que murieron en la masacre hace más tres semanas, el gobernador republicano señaló que la ley equilibra “nuestros derechos individuales con la necesidad de seguridad pública”.

La ley no prohíbe las armas de asalto, como lo deseaban los sobrevivientes de la matanza. El joven que abrió fuego en la Escuela Secundaria Marjory StonemanDouglas usó un arma de ese tipo, un fusil AR-15.

Aun así, la ley aumenta de 18 a 21 años la edad mínima para comprar fusiles, y amplía un período de espera de tres días en la venta de pistolas para incluir armas largas y prohibir los automatizadores de disparos, que hacen que las armas se conviertan en automáticas. También crea el llamado programa “guardián” que permite que los maestros y otros empleados que trabajan en distritos escolares participantes porten armas.

La NRA insistió que la medida “castiga a los dueños de armas respetuosos de las leyes por los actos criminales de un individuo trastornado”. El grupo de inmediato presentó una demanda para bloquear la cláusula que aumenta la edad para la compra de armas, argumentando que viola la Segunda Enmienda constitucional.

El agresor de Parkland “dio señales repetidamente que fueron ignoradas por funcionarios federales y estatales. Si queremos prevenir futuras atrocidades, debemos buscar soluciones que mantengan las armas lejos de las manos de aquellos que representan un peligro para sí mismos y para los otros, al tiempo que protejan los derechos de estadounidenses que respetan las leyes”, afirmó Chris W. Cox, director ejecutivo del Instituto de Acción Legislativa de la NRA, en un comunicado.

La promulgación representa una importante victoria para los adolescentes que sobrevivieron al ataque y se convirtieron en los rostros públicos de un renovado movimiento por el control de las armas. Días después del incidente, empezaron a realizar marchas, a cabildear con los legisladores y a aprovechar el poder de las redes sociales para apoyar una reforma.

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *