Tras 52 días termina la expedición de la Antártida en trineo

Agotado pero feliz por sus logros científicos, el equipo español “Antártida Inexplorada 2018-2019”, que usa un pionero trineo de viento, vuelve a casa tras 52 días de viaje por ese rincón extremo que es, según explica , “lo más parecido a ir a otro planeta”.

Ciudad del Cabo (Sudáfrica) fue su primera parada antes de regresar a España el próximo martes, con datos para una decena de proyectos que van desde ejercicios de geolocalización del sistema Galileo de la Agencia Europea del Espacio (ESA), hasta pruebas con sensores creados para una misión de la NASA a Marte en 2020.

“Estar en el interior de la Antártida es lo más parecido que hay a hacer un viaje a otro planeta, lo más parecido a ir a la Luna. Estábamos completamente aislados, en unas condiciones absolutamente extremas. Sientes la soledad, la pureza, hay espacio por todas partes, el horizonte es infinito”, cuenta por teléfono Ramón Larramendi, creador del trineo de viento y promotor de la travesía.

Junto a él viajaban Ignacio Oficialdegui, Hilo Moreno y Manuel Oliveray casi dos toneladas de equipaje, en su mayoría pertenecientes a la estructura del trineo.

Este vehículo pionero utiliza para impulsarse varios juegos de cometas, de hasta 150 metros cuadrados de superficie y capaces de alcanzar los 200 metros de altura, de manera que puede aprovechar los vientos en función de su intensidad y dirección.

Este sistema convierte al equipo de Larramendi en el primero en la historia capaz de desplazarse por la Antártida sin contaminar, además de ofrecer costes muy inferiores a los de las misiones científicas tradicionales que, como punto de partida, tienen que construir una base y mantenerla.

Comparte el contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *